Miguel Ángel Naharro (Barcelona, 1975) es una de las referencias ineludibles de la literatura pulp española del inicio del siglo XXI. Editor de Action Tales, junto con MarvelTopia, la web de fan fictions de Marvel y DC más veterana de nuestro país, escribió más de un centenar de relatos para su propia web, donde comenzó a foguearse como autor y se convirtió en uno de los principales dinamizadores de la literatura pulp en lengua castellana, rodeado de otras firmas relevantes del género como Luis Guillermo del Corral, Raúl Montesdeoca, Pako Domínguez… En 2012 publicó en Dlorean Ediciones su novela La maldición de la diosa araña, que daba inicio a las aventuras de su personaje más popular, el intrépido arqueólogo Jonathan Baker, conocido como “La Garra”. Es un placer conversar con él para inaugurar este blog dedicado a la literatura pulp.

La primera vez que vi la portada de La maldición de la diosa araña en las redes sociales pensé inevitablemente en Indiana Jones. Ese arqueólogo del primer tercio del siglo XX, con la chaqueta de piel y el sombrero marrón… Pero con una garra púrpura brillante en su mano derecha. ¿Hay mucho de Indiana Jones en la primera entrega de las aventuras de La Garra?

Es muy claro que sí, Indiana Jones es el referente en cuanto a este tipo de historias, y sacó nazis, como en dos de las entregas del personaje. Si bien, La Garra tiene habilidades sobre-humanas, de origen místico y sus aventuras son algo más fantásticas, por decirlo de una manera suave. Hay mucho de Indiana, y de otros, como Alan Quatermain, el protagonista de la saga de la Momia (que es muy pulp, por cierto) y mucho más.  Es inevitable tomar cosas de aquí y allá, cuando haces una historia de estas características, creo yo, a veces, incluso, a nivel subconsciente.

Jonathan Baker, es un arqueólogo y aventurero, cuya mano derecha es la garra del dios africano Siruuk, de la legendaria tribu de los Sumai. Lo que le convierte en el avatar del dios en la Tierra, para luchar contra fuerzas malignas, mientras recorre el mundo en expediciones, yacimientos arqueológicos y búsquedas de objetos misteriosos. Normalmente, acompañado de su hermano de sangre Morodo, un gigante africano, y la alemana Walkyria, una femme fatale de armas tomar.

Como ves, aparte de ser un arqueólogo, las diferencias son evidentes.

El aire de novela de aventuras clásica de La maldición de la diosa araña es muy evidente. El arqueólogo, los antagonistas nazis, Egipto, las reliquias… Pero, además, hay referencias muy explícitas a todo este bagaje de libros, cómics y películas del género. ¿Qué le aporta al libro toda esa referencialidad? ¿Corre riesgo de perderse un lector que no esté familiarizado con ellas?

Bueno, en mi opinión, estos “huevos de pascua” enriquecen las historias, siempre que puedo, y que no sean forzados y encajen en la trama, suelo meter muchas referencias a películas, comics, otros libros, hasta a juegos de rol. ¿Por qué no? El que las reconozca, disfrutará más, el que no las vea, pues lo verá como unos detalles curioso, sin más, pero no creo que ningún lector se vea apabullado con estos pequeños guiños.

La novela responde al arquetipo de literatura pulp. Más allá de esa referencialidad y de la estética clásica, La maldición de la diosa araña es también pulp en su forma narrativa, en la arquitectura de la trama… El libro se cimenta en un protagonista carismático y en una acción trepidante que lo arrolla todo. Al lector está claro que busca entretenerlo, arrastrarlo a otros mundos alejados de la rutina diaria, es pura evasión. A ti, como autor, ¿qué te aporta escribir libros como La maldición de la diosa araña?

Pues que me lo paso muy bien escribiéndolos y creo que eso se percibe cuando lo leen. No escribo nada que a mí no me gustaría leer, por lo cual, disfruto como un enano con este tipo de historias. Si el lector, se lo pasa muy bien y durante el tiempo que está sumergido en sus páginas, se olvida de todo y se deja arrastrar por la aventura y la fantasía que hay en ellas, y en definitiva, pasa un buen rato,  objetivo cumplido.

A menudo el pulp despierta rechazo en lectores más sofisticados que señalan la mala calidad que impera en la novela popular. Y es cierto que la etiqueta pulp se emplea demasiado a menudo para enmascarar artefactos textuales que ni siquiera podrían llamarse novelas o colecciones de relatos, que son un batiburrillo de ideas que alguien pone por escrito sin demasiado orden, ni técnica, ni sensibilidad literaria. Sin embargo, también existen autores de referencia como Robert E. Howard (Conan, Solomon Kane) o Michael Moorcock (Elric) que demostraron que se podía escribir novela de entretenimiento que sin ser alta literatura, cuidaba la escritura y jugaba con un abanico amplio de recursos narrativos. Yo te veo más cerca de los segundos que de los primeros. ¿Qué importancia tiene el aspecto literario en La maldición de la diosa araña?

Es evidente que mucho. Creo que desde la Maldición a la Isla, he ido añadiendo recursos narrativos y literarios y puliendo defectos. Todavía me quedan muchos, muchísimos, pero espero ir quitándomelos con el tiempo.

Como bien dices, estupendos autores como: Robert E. Howard, Charles Bukowski, H.P. Lovecraft, Edgar Rice Burroights, Leigh Brackett, Sax Rohmer, Fritz Leiber, Isaac Asimov, entre otros muchos, comenzaron o hicieron su carrera en la literatura pulp. Aquí tenemos el ejemplo de gente como el gran Curtis Garland, José Mallorquí o Silver Kane, por ejemplo.

Claro que hay autores que con la etiqueta de autor pulp, enmascaran sus defectos y sus pocas virtudes, pero como los hay en otros géneros, como los que se auto-proclaman los Stephen King españoles (que hay unos pocos), hacen lo mismo, haciendo ver que siguen el estilo del maestro del terror (ja!), para hacer ver lo que no son y cubrir sus carencias.

En todos lados cuecen habas, como se suele decir.

A mí me parece evidente que si hablamos de literatura, el pulp compite en una división distinta a la de los grandes nombres de la narrativa. Pero también me parece cierto que no aspira a competir con ellos, ni busca ser el mismo tipo de texto… ¿Te parece injusto que se mida una novela pulp con los mismos parámetros que podríamos medir, no sé, Crimen y castigo?

Con este tema he tenido algún encontronazo con diversa gente por las redes, recuerdo hace un par de años, una polémica cuando había algunos que afirmaban que los productos pulp estaban saturando el mercado (¿cómo?) y que “el pulp siempre ha sido y ES sinónimo de mala calidad, tanto en la forma como en el fondo o la definición del pulp como “cutre”. Es una definición que más de uno tiene, espero que con el tiempo se sepa cambiar esa percepción de muchos.

El pulp no es exactamente un género, es más un estilo de contar historias. Es cierto que no define un género pero sí un estilo o una forma de contar las cosas: una narración directa al grano, sin grandes florituras, ni detenerse en sesudas interioridades de los personajes o la historia, unas lectura amenas, rápidas, interesantes y divertidas, es un tipo de literatura que no busca ser un premio Planeta, pero no por ello es mala literatura, que es lo que muchos piensan o creen al leer la palabra “pulp”, es como la eterna discusión de los blockbusters de cine ¿son malas películas? ¿No son cine? Son buenas películas si cumplen su objetivo, que es entretener (que parece que muchos dan por ello que es algo sencillo, y para nada) pues es  lo mismo para la literatura pulp.

Es injusto medir este tipo de literatura con alguna otra, igual que es no sé, comparar las pelís de Marvel Studios con El Padrino o similares. Las dos son cine, pero buscan cosas diferentes. En el pulp, no se busca cambiarte la vida, ni algo transcendental, si no divertir y hacer pasar un buen rato ¿es mala literatura por eso? En mi opinión, no.

Pero como diría Harry el Sucio, los gustos es como los culos, cada uno tiene uno…

Sin embargo, aunque entiendo que son cosas distintas y le exijo cosas muy distintas a Crimen y castigo o La maldición de la diosa araña, me molesta, como has visto antes, que se emplee el pulp para estafar al lector y perpetrar abominaciones textuales. Y permíteme aclarar ya que La maldición de la diosa araña está bastante lejos de esto, pero sí me apetecía compartir la reflexión contigo. Me gusta entretenerme, pero si la narración es horrible, ya no me entretengo, me saca completamente del texto. Buena parte de esto intuyo que deriva de que una cantidad notable de los autores que publican pulp en España son más espectadores de cine que lectores o de que como lectores se limitan al consumo de una literatura muy específica que tratan de imitar. ¿Como lector, eres un fan hardcore del pulp y la literatura de género o disfrutas también de otra clase de libros? Y si me permites la malicia, aunque no sea del todo revelador voy a reproducir esta pregunta a todos los autores que pasen por el blog, ¿dime algunos autores del canon de la literatura occidental (Dostoyevski, Kafka, Zweig, Roth, Kundera, Coetzee…) que hayas leído y te hayan influido de alguna forma, o que formen parte de tu sustrato lector?

No me considero un fan hardcore de nada. Leo pulp, pero sobre todo y casi en todos los casos literatura de género: fantasía (en todas sus diferentes sub-géneros), terror, ciencia ficción…

Leo tanto autores extranjeros, como españoles (he de reconocer que en los últimos cuatro o cinco años, mucho más que nunca). Fuera de lo que sería literatura de género, pues he leído a Arturo Pérez Reverte, a Alberto Vázquez Figueroa y algunos otros, pero reconozco que tanto en la literatura, como en el resto de otros medios (cómics, cine, series), me tira siempre lo fantástico.

Nadie es perfecto, qué le vamos a hacer.

En España, además de los referentes como extranjeros, está toda la generación de autores de la novela de a duro, que presenta algunas diferencias respecto a los norteamericanos como Howard o Moorcock. ¿Te reconoces en esa tradición también o te resulta más lejana?

Pues he crecido con autores norteamericanos, digamos que ya más adulto, es cuando he descubierto a otros nacionales de la llamada literatura popular: Lem Ryan, Curtis Garland, Ralph Barby, Lou Carrigan y mucho más. Podría decirse que igual soy una mezcla de ambas tradiciones, o al menos, así lo veo yo.

¿Lees otros autores pulp hispanoamericanos? ¿Con cuáles has disfrutado últimamente?

Leo bastante pulp en español. Leo de todo, por eso, pero el pulp, está entre los géneros de lectura que hago. Mis autores pulp favoritos españoles serian Alberto López Aroca (leed su Charlie Marrow y la Rata Gigante de Sumatra ya!), Andrés Díaz Sánchez, que es todo un experto de la espada y brujería, Lem Ryan, Luis Guillermo del Corral, o Raúl Montesdeoca, esos serian seguramente los principales (si hay que hacer una selección). De lo último que he leído me han encantado dos novelas de Julio Martín Freixa, Una sórdida ficción pulp, una historia con un aire a cine ochentero, y Tex Hardigan: Crónicas de Mundo Guerra, espada y planeta moderna, con un protagonista que es una estrella de la lucha libre que acaba en un juego de supervivencia en otro mundo. He disfrutado mucho con  Blackwood Piel y Huesos de Jaume Vicent, novela de terror que es una mezcla entre el sabor genuino pulp y Stephen King, y una novela de Curtis Garland que devoré no hace mucho: El Asesino Imposible, la último novela que escribió el autor, y que rememora esas historias de asesinos de los setenta y ochenta.

Además de La maldición de la diosa araña, Jonathan Baker protagoniza La Isla del fin del tiempo y me consta que preparas una tercera novela. ¿Qué te aporta trabajar con un mismo personaje en distintos escenarios?

Pues es interesante ir haciendo crecer a un personaje, enfrentándole a diferentes situaciones y escenarios, ampliando su universo particular, con secundarios, enemigos y misterios, incluso, os adelanto que en la tercera entrega tiene un ligero cambio de look. Es como trabajar con un personaje Marvel o DC, pero donde tú eres el único que lleva la manija de todo ¿hay algo mejor que eso?

Además de esta saga de novela de aventuras, has escrito Hundara la rebelde, que pertenece al género de espada y brujería, relatos de weird west, eróticos, fan fiction de superhéroes y Star Trek… ¿Cómo decides tus proyectos? ¿Existe eso que algunos llaman un proyecto de obra, un proyecto de autor, o concibes cada libro como un proyecto aislado sin importarte como se relaciona con lo que has escrito hasta el momento?

Buena pregunta (risas) Pues tengo muchos plannings y argumentos de novelas de diferentes estilos o géneros (desde terror, pasando por ciencia ficción, piratas o weird noir), intento tener más o menos un orden, pero muchas veces suelen salir proyectos inesperados o la musa no quiere ir por un camino y si por otro. Así que más o menos, voy optando por un par de proyectos y, después, cuando los tengo, ir viendo qué selecciono de los que tengo en mente o los nuevos que van surgiendo (que por suerte, ideas e historias no me faltan).

Por cierto, excepto Hundara y en cierta forma Drácula y los Crímenes de Jack el Destripador (que tiene un elemento común) las novelas de la Garra, Weird West o Gimrod, los considero  dentro del “Baker-verso” o “Dlorean-verso”. Tienen elementos comunes y lo del Dlorean-verso es porque en la medida de lo posible, me gusta que estén en el mismo universo que otras obras de amigos y colegas, como Raúl Montesdeoca, Luis Guillermo del Corral, Pako Domínguez, o Julio M. Freixa.

En las novelas de la Garra y Weird West, el elemento unificador es el anticuario Zardi. Por supuesto, en Gimrod, lo tendréis que leer para averiguarlo (risas).

No te robo mucho más tiempo, pero antes de terminar, me gustaría preguntarte en qué estás trabajando actualmente y qué será lo próximo de Miguel Ángel Naharro que llegará a las librerías.

Ahora mismo, estoy con El Secreto del Abismo, la tercera entrega de las aventuras de la Garra. No tiene que tardar mucho tiempo en salir, por fin, de la mano de Dlorean Ediciones, mi primera incursión en el sub-género de sword and planet, al cual ya le tenía muchas ganas hace tiempo.  Tengo una antología de relatos de terror, tanto nuevos como viejos, que igual sale este año (eso espero), aparte de mi participación en las antologías Action Tales Vol. 2 y Las Aventuras de La Garra, que irán saliendo a lo largo del año, y la mencionada  Garra 3 (si no pasa nada raro),  son las próximas cosas mías que saldrán.

Terminamos, ahora sí, con una pregunta manida y tópica. ¿Si tuvieses que escoger sólo un libro, un cómic, un disco y una película, qué cuatro títulos me darías?

Uff, complicado, a ver…

Libro: IT de Stephen King, es mi libro de cabecera y me dio muchas cosas en diversas épocas de mi vida. Lo considero una obra maestra, ya no solo de King, si no como libro en particular.

Cómic: Jodido, jodido el tema, pero pondremos el Dark Knight de Frank Miller.

Disco: Kings of Metal de Manowar, oh, yeah.

Película: Me gustan muchísimas, pero hay una, que siempre que la veo me hace esbozar una sonrisa y sentirme genial: La Princesa Prometida.

Anuncios